Los pactos del NO

candidatosDespués de conocerse los resultados que se produjeron tras las elecciones generales del 20 de diciembre, a todos los líderes políticos se les llenó la boca hablando de que habían llegado nuevos tiempos a la política y que los españoles les habían encargado llegar a pactos, ya que se había acabado la época de las mayorías absolutas y de pasar el rodillo en el parlamento.

Pues bien, trasncurridos ¡dos meses y medio! seguimos con un gobierno provisional y sin trazas de que ningún candidato sume los apoyos necesarios para ser investido presidente. Como se dice coloquialmente, ni pactos ni pactas ni pichas. Y es que los mismos que hablaban de pactos y de consensos son lo que a la mínima ocasión que tienen ponen por delante la palabra NO:

. Pedro Sánchez le ha dicho NO a Rajoy y a todo el Partido Popular.

. Albert Rivera le ha dicho NO a Rajoy y a Podemos.

. Pablo Iglesias le ha dicho NO a Rajoy, al Partido Popular, a Ciudadanos, a Pedro Sánchez si no pasa por el aro y a una señora que pasaba por allí.

. Mariano Rajoy le ha dicho NO a todo aquel que ha dicho NO a Mariano Rajoy.

Con este panorama, y aunque Sánchez y Rivera han sido capaces de firmar un pacto de la señorita Pepis, lo normal es que en junio tengamos nueva cita con la urnas. Mi propuesta es que, como estos cuatro líderes de pacotilla NO han sido capaces de pactar para formar un gobierno, los ciudadanos también le dijésemos NO a estos cuatro lumbreras y los partidos tuviesen que presentarse con otros cabeza de lista.

Porque, ¿qué pasará si el resultado de una nuevas elecciones es similar al que salió del 20D y las sumas y combinaciones siguen siendo más o menos las mismas? Sinceramente, yo NO lo sé.

Anuncios

Al cine con Iglesias y Sánchez

goya

La gala del cine español contó, una edición más, con la presencia de muchos ‘chupa cámara’ que aprovecharon la ocasión para ir de colegueo con un panda de culturetas pretenciosos. En esta ocasión la entrega de los premios Goya congregó a numerosos representantes de la clase política, desde la casta hasta la caspa. Entre ellos, Pedro Sánchez que se presentó con un look casual y Pablo Iglesias que lo hizo con un esmoquín imposible dos tallas más grande y con una pajarita revirada.

Es tal su pasión por el cine que en los últimos días Sánchez e Iglesias están protagonizando una película difícil de encuadrar en un solo género, ya que dependiendo del momento puede parecer desde una comedia hasta una de terror, con visos de acabar siendo una porno.

Así a bote pronto se me ocurren estos cinco títulos relacionados con la pareja de moda de la política española. ¿Alguna sugerencia más?

Dos tontos muy tontos

Los bingueros

No me chilles que no te veo

Tú a Boston y yo a California

Fue a por trabajo y le comieron lo de abajo

El postureo de los candidatos

IMG_20151128_211746En mi post titulado Colleja a Kant llegué a la conclusion de que esta última semana habíamos asistido a un apasionante debate político-chufletero… y eso que todavía no se había producido la sonrojante actuación musical de Pablo Iglesias ante María Teresa Campos. El postureo de nuestros políticos no tiene límites y todo lo que hacen es poco natural, todo rezuma impostura. Al rollito que se tiró ayer el líder podemita no le fató ningún detalle: rasgueo de guitarrita y canturreo de la nana que le cantaban cuando era pequeño con un toque de reinvindicación social, todo ello en un programa con un perfil de audiencia blandito y con una de las grandes matronas de la televisión poniendo ojitos golosos… de vergüenza ajena.

Después de la semanita que nos han dado nuestros presidenciables, los más osados han propuesto que las televisiones organicen conjuntamente, y en horario de máxima audiencia, un programa que podría llamarse Gran candidato, al más puro estilo del Gran Hermano, en el que todos mostrasen sus miserias. Pero puestos a proponer, creo que sería mucho más interesante que los candidatos se prestasen a sentarse ante el polígrafo de Sálvame Deluxe o, casi mejor, un Adán y Eva con la participación de representantes (y representantas) de todos los partidos políticos.

Si durante estos días, antes de inicarse oficilamente la campaña electoral, han sido capaces de hacer el mamarracho sin ningún pudor, ¿qué no harán por mendigar un voto cuando sientan el vértigo de las urnas? ¡Miedito tengo!

 

Entre el debate y la charlotada

salvados

Continúa la resaca sobre el pseudodebate organizado por Jordi Évole para su programa Salvados, emitido por la Sexta el domingo pasado, y en el que participaron las cabezas visibles de Podemos y Ciudadanos.

Me parece bastante pretencioso calificar como ‘debate entre dos candidatos a la presidencia del Gobierno’ a lo que fue realmente una charla en tono amigable entre los dos líderes de los llamados ‘partidos emergentes’, Pablo Iglesias y Albert Rivera, a los que en algún momento solo les faltó comerse a besos ante la mirada golosa del presentador. El resultado fue, sin duda, un gran espectáculo televisivo dirigido por Jordi Évole, que consiguió ni más ni menos lo que pretendía: que la Sexta arrasase en audiencia.

Pero si hay algo contrario a lo que es propiamente un debate es un programa grabado, editado, montado, recortado, ‘tuneado’ y finalmente emitido. Por ejemplo, ya se ha conocido el dato de que la grabación duró sobre 120 minutos, de los cuales hemos visto 75. ¿Qué ha pasado con los 45 minutos restantes?

‘Salvados’ también incendió las redes sociales, siendo trending topic en Twitter durante varias horas. Desde mi cuenta @AleguimaD opiné sobre este tema y aquí os muestro una selección de mis tuits utilizando en muchos de ellos mi hashtag preferido #nostomandecoña:

Iglesias, Roures y la justicia social

Iglesias_MonederoDespués de estar mareando la perdiz, Pablo Iglesias no acudió a la recepión oficial con motivo de la celebración de la fiesta nacional española porque, según dijo, “mi presencia es más útil en la defensa de los derechos y la justicia social que en esos actos”. La gilipollez – con perdón – se comenta sola.

Pero sí que acudió a la fiesta – también asistió Monedero – que, con motivo de su 65 cumpleaños, organizó Roures, el millonario marxista presidente de Mediapro y el mandamás, entre otros medios de comunicación, de la Sexta, la televisión que sirvió como rampa de lanzamiento mediático para Iglesias y su camarilla.

En favor de Iglesias hay que reconocer que es un tipo agradecido y que quiso acompañar a quien tanto debe en un día tan señalado, porque sabe que sin el todopoderoso Roures y sus palmeros hoy no sería eurodiputado ni estaría viviendo a la sopa boba.

Además, ¡qué coño!, ante una fiesta en un palacete y con un catering preparado por cocineros que no saben qué hacer con tantas estrellas Michelín, “la defensa de los derechos y la justicia social” bien pueden esperar unas horas y mejor hacerla con el estómago lleno, habrá pensado el líder podemita.