Los pactos del NO

candidatosDespués de conocerse los resultados que se produjeron tras las elecciones generales del 20 de diciembre, a todos los líderes políticos se les llenó la boca hablando de que habían llegado nuevos tiempos a la política y que los españoles les habían encargado llegar a pactos, ya que se había acabado la época de las mayorías absolutas y de pasar el rodillo en el parlamento.

Pues bien, trasncurridos ¡dos meses y medio! seguimos con un gobierno provisional y sin trazas de que ningún candidato sume los apoyos necesarios para ser investido presidente. Como se dice coloquialmente, ni pactos ni pactas ni pichas. Y es que los mismos que hablaban de pactos y de consensos son lo que a la mínima ocasión que tienen ponen por delante la palabra NO:

. Pedro Sánchez le ha dicho NO a Rajoy y a todo el Partido Popular.

. Albert Rivera le ha dicho NO a Rajoy y a Podemos.

. Pablo Iglesias le ha dicho NO a Rajoy, al Partido Popular, a Ciudadanos, a Pedro Sánchez si no pasa por el aro y a una señora que pasaba por allí.

. Mariano Rajoy le ha dicho NO a todo aquel que ha dicho NO a Mariano Rajoy.

Con este panorama, y aunque Sánchez y Rivera han sido capaces de firmar un pacto de la señorita Pepis, lo normal es que en junio tengamos nueva cita con la urnas. Mi propuesta es que, como estos cuatro líderes de pacotilla NO han sido capaces de pactar para formar un gobierno, los ciudadanos también le dijésemos NO a estos cuatro lumbreras y los partidos tuviesen que presentarse con otros cabeza de lista.

Porque, ¿qué pasará si el resultado de una nuevas elecciones es similar al que salió del 20D y las sumas y combinaciones siguen siendo más o menos las mismas? Sinceramente, yo NO lo sé.

Anuncios

¿Estos dos nos van a sacar del lío?

rajoy y sánchezNi al mejor guionista de películas de supense se le hubiese ocurrido en sus mejores sueños un guión para un película comparable al resultado que nos dejaron las urnas el 20-D. Intriga, misterio, emoción, rencillas, traiciones, moribundos… Y mientras unos quieren que todo siga igual para que nadie cambie, otros pretenden tomar el cielo por asalto justos de efectivos.

Al final, la salida de este embrollo la tienen un indecente y un ruin, mequino y miserable. Perdón, para no meterme en ningún jaleíto, recuerdo que esas perlas no son de mi cosecha, sino que son las lindezas que se dedicaron en directo a la cara nuestros dos protagonistas ante más de nueve millones de testigos.

Pero nada como la política para hacer extraños compañeros de cama, porque ya sabemos que en ocasiones como ésta nuestro políticos se mantienen fieles al dicho de perro no come carne de perro, o al más castizo entre bomberos no nos pisamos la manguera.

 

 

Ayuntamientos como el camarote de los hermanos Marx

ayuntamientosPues nada, que ya tenemos las corporaciones municipales formadas y preparadas para empezar a trabajar. En esos primeros días nos tienen entretenidos con que si uno va en bicicleta, la otra en metro y el de más allá ‘a patas’, todo ello salpicado con algún cese-dimisión en tiempo récord, revisión de tuits y de otros diversos desparrames vertidos en redes sociales, y el planteamiento de alguna propuesta que todavía no está claro si será catalogada como ocurrencia o, directamente, como mamarrachada.

Muchos ayuntamientos se han formado después de negociar pactos y, en algunos casos, partos. Como siempre, cada uno ha apelado a que “hemos interpretado el resultado de las urnas y el mandato de la ciudadanía” con el único criterio de pactar según por donde sople el viento. Y por eso en más de un caso nos han deleitado con auténticas exhibiciones de funambulismo.

Los partidos emergentes se han repartido poltronas y concejalías al más puro estilo de la vieja casta, mientras los partidos clásicos – o caducos – se lamen las heridas incapaces de realizar la más mínima autocrítica para entender porque han perdido millones de votos. Lo que resulta más curioso es que ya hay quien está planteando apuestas sobre en qué localidad se producirá la primera moción de censura.

Para terminar, dos reflexiones: la primera, pronunciada por el alcalde de mi ciudad que apeló al sentidiño, porque ojalá que tanto él como todos sus colegas lo tengan presente a la hora de gobernar. La segunda se la copio a Pep Guardiola cuando dijo “lo pasaremos bien”, porque se avecina una época de cambios ‘tanto en los fondos como en las formas’ que va a dar mucho juego.

Y sí, ya sé lo que estáis pensando: el título y la foto de este post no los he elegido por casualidad 😉