Entre el debate y la charlotada

salvados

Continúa la resaca sobre el pseudodebate organizado por Jordi Évole para su programa Salvados, emitido por la Sexta el domingo pasado, y en el que participaron las cabezas visibles de Podemos y Ciudadanos.

Me parece bastante pretencioso calificar como ‘debate entre dos candidatos a la presidencia del Gobierno’ a lo que fue realmente una charla en tono amigable entre los dos líderes de los llamados ‘partidos emergentes’, Pablo Iglesias y Albert Rivera, a los que en algún momento solo les faltó comerse a besos ante la mirada golosa del presentador. El resultado fue, sin duda, un gran espectáculo televisivo dirigido por Jordi Évole, que consiguió ni más ni menos lo que pretendía: que la Sexta arrasase en audiencia.

Pero si hay algo contrario a lo que es propiamente un debate es un programa grabado, editado, montado, recortado, ‘tuneado’ y finalmente emitido. Por ejemplo, ya se ha conocido el dato de que la grabación duró sobre 120 minutos, de los cuales hemos visto 75. ¿Qué ha pasado con los 45 minutos restantes?

‘Salvados’ también incendió las redes sociales, siendo trending topic en Twitter durante varias horas. Desde mi cuenta @AleguimaD opiné sobre este tema y aquí os muestro una selección de mis tuits utilizando en muchos de ellos mi hashtag preferido #nostomandecoña:

Anuncios

Iglesias, Roures y la justicia social

Iglesias_MonederoDespués de estar mareando la perdiz, Pablo Iglesias no acudió a la recepión oficial con motivo de la celebración de la fiesta nacional española porque, según dijo, “mi presencia es más útil en la defensa de los derechos y la justicia social que en esos actos”. La gilipollez – con perdón – se comenta sola.

Pero sí que acudió a la fiesta – también asistió Monedero – que, con motivo de su 65 cumpleaños, organizó Roures, el millonario marxista presidente de Mediapro y el mandamás, entre otros medios de comunicación, de la Sexta, la televisión que sirvió como rampa de lanzamiento mediático para Iglesias y su camarilla.

En favor de Iglesias hay que reconocer que es un tipo agradecido y que quiso acompañar a quien tanto debe en un día tan señalado, porque sabe que sin el todopoderoso Roures y sus palmeros hoy no sería eurodiputado ni estaría viviendo a la sopa boba.

Además, ¡qué coño!, ante una fiesta en un palacete y con un catering preparado por cocineros que no saben qué hacer con tantas estrellas Michelín, “la defensa de los derechos y la justicia social” bien pueden esperar unas horas y mejor hacerla con el estómago lleno, habrá pensado el líder podemita.

Pedro Sánchez, Valeria y su madre (la de Valeria)

pedro y valeriaEl pasado domingo el programa El Objetivo presentado en La Sexta por Ana Pastor emitió un vídeo en el que recogen intervenciones de Pedro Sánchez, el líder del PSOE, en las que se refiere a una mujer llamada Valeria… ¡que resultó ser su amiga invisible!

Según cuenta Pedro Sánchez en todos sus mítines, con ese tono tan supuestamente trascendental como impostado, la madre de Valeria se acerca a él para contarle lo mal que está el mercado laboral y para lamentarse de los contratos precarios que le ofrecen a su hija.

Como no podía ser de otra forma, la emisión de este vídeo ha convertido al líder socialista en el hazmerreír de la campaña electoral – y miren que el primer puesto estaba disputado – y ha motivado que desde el PSOE hayan maquinado todo lo posible para que se retirase dicho vídeo. Pero La Sexta no solo no lo ha eliminado de su web, sino que lo ha seguido promocionando a través de otros programas estrella de la cadena.

No sé si Pedro Sánchez habrá sumado muchos votos con la triste historia de la pobre Valeria contada por su madre. Pero lo que tengo claro es que si hay dos votos que no conseguirá son los de la propia Valeria y su señora madre… ¡por el simple detalle de que no existen!