Diez años de conciertos en la Hípica

conciertos_rsdhMe he asustado mientras escribía el título de este post, pensando en cómo pasa el tiempo y en cuantos buenos momentos he tenido la suerte de disfrutar con mis grandes amigos de la Real Sociedad Deportiva Hípica de La Coruña.

Tirando de clásico diría que “parece que fue ayer” cuando Santiago Togores y su junta directiva – de la cual tuve el placer de formar parte durante ocho años – organizaron en el año 2007 los actos conmemorativos del 50º aniversario de la Sociedad, siendo sin duda uno de los platos fuertes de los muchos eventos que se celebraron durante ese año el concierto de Los Secretos. Algunos nos llamaron locos, otros dijeron que no sabíamos en dónde nos metíamos, pero lo cierto es que todo el que quiso disfrutó el 6 de julio de ese año de un concierto que se ha quedado grabado en la memoria de todos los que estuvimos allí.

Para sorpresa de muchos, lo que parecía que había sido la locura de unos insensatos se instaló en la vida de la RSDH y de La Coruña, y a partir de ese año “el concierto de la Hípica” ha acudido puntualmente  a su cita con socios y amigos, convirtiéndose en un referente del verano musical y social coruñés. Después de Los Secretos, han sido Burning, La Guardia, Danza Invisible, La Unión, Celtas Cortos, Los Limones, Nacha Pop, Alejo Stivel y Antonio Carmona los que han completado un cartel de lujo durante diez años consecutivos.

Pero, además de la calidad de los músicos que han tocado en la Hípica, lo más importante es que muchos amigos se citan de concierto en concierto para reunirse, tomar copas y recordar y bailar las canciones de siempre. Incluso el pasado viernes hubo quien me aseguró entre abrazos y gintonics que “el concierto de la Hípica inaugura el verano en La Coruña”.

Aunque ya lo he hecho personalmente, desde Con dos cubitos quiero felicitar al presidente Santiago Togores , al vicepresidente Pablo García-Ramos y al resto de la junta directiva de la Hípica por el conciertazo y la fiesta que nos regalaron un año más. Y, como los conozco muy bien, seguro que ya están discurriendo con quién nos sorprenderán el próximo año… ¡se admiten apuestas!

 

JAZZ ON THE ROOFTOP

secret room

THE SECRET ROOM 802, organiza un ciclo de conciertos de Jazz, Blues,y Soul en la Terraza más secreta del Hesperia A Coruña de Juan Flórez: JAZZ ON THE ROOFTOP.

Apúntate a los jueves secretos de The Secret Room 802, una Terraza Secreta en lo más alto del hotel Hesperia A Coruña, donde sonarán durante los jueves de julio y agosto diferentes formaciones y bandas locales en una apuesta por la música en vivo con el fin de vivir un verano diferente.

Así el día 14 Julio abre su ciclo con el trio DEMURE, que revisarán un repertorio de clásicos del Jazz y el Soul desde Ella Fitzgerald a Aretha Franklin pasando por Amy Whinehouse entre otros.

El Jueves 21, será el turno de Hilda, revisando clásicos del Blues o el Jueves 11 de agosto New Orleans Trío y su Dixie Jazz.

El resto de fechas y actuaciones las puedes ver a través de sus redes sociales.

Para acceder a esta terraza secreta debes hacerte socio de la misma a través de su web y recibir un carnet que te ofrece acceso gratuito a cada actuación así como al resto de fiestas que celebran este verano (secreto).

La cocktelería, marca de la casa acompañará cada velada de la mano de Andrés Gonzalez Quintela, uno de los más reputados Barman de A Coruña.

Para más información y reservas:
THE SECRET ROOM 802
981 01 03 28 ó 670 77 16 05
www.thesecretroom802.com

 

Zarpazo y sorpasso

urnasReflexiones unas horas después de conocerse el resultado de las elecciones generales celebradas el 26 de junio:

Victoria del PP y zarpazo de Rajoy. Ni los populares más optimistas soñaban con conseguir 137 escaños – 14 más que en diciembre -; pero en seis meses Mariano recuperó parte de los votos fugados a Ciudadanos y movilizó a desencantados que se había quedado sentados en el sofá en las anteriores elecciones. Ante estos resultados, ¿quién le dice a Rajoy que tiene que irse a su casa? Ahora su obligación será tender puentes y llegar a acuerdos.

El soldado Sánchez salva un math-ball y consigue que el PSOE resista la embestida por la izquierda, pero su nuevo mínimo histórico tendría que provocar una refundación del partido. De momento le salva que los malos resultados en Andalucía mantendrán a Susana Díaz más allá de Despeñaperros. Y habrá que ver el papel que juegan los barones y el comité federal a la hora de calibrar la estrategia ante este nuevo panorama.

Desencanto en la filas de Unidos Podemos, donde Iglesias todavía se está rascando la cabeza pensando cómo puede ser que 5 más 1 sean cuatro y pico. Porque, ¿dónde están los votos de IU? Puede que sea algo tan sencillo como que eran votos de comunistas que han huido de la extraña opción de un chavismo disfrazado de la señorita Pepis. Papelón de Garzón, convertido en el sepulturero de unas siglas históricas.

Ciudadanos descubrió que tenía un techo y que muchos de sus votos se los había dado para que ejerciese como vigilante de los populares y no para andar flirteando con un batiburrillo de siglas. Con esta bajada en sus previsiones no está en condiciones de poner vetos ni de marcar líneas rojas y mucho menos de exigir cabezas. Rivera deberá optar entre ser un partido de amplias miras decisivo para la gobernabilidad o en echarse al monte.

En resumen, y tras dejar de lado lo que pudo haber sido y no fue, de echarle la culpa al empedrado o en justificarnos en que si la abuela fuma, las opciones para formar gobierno y evitar el bochorno de unas terceras elecciones serían dos: una gran coalición entre las fuerzas constitucionalistas (PP + PSOE + Ciudadanos) o un acuerdo entre PP y Ciudadanos, con la abstención del PSOE en la investidura, con acuerdos puntuales con PNV y CC. En cualquiera de los dos casos, el pacto podría estar supeditado a una legislatura corta, reformista y de amplios acuerdos de estado.

Por cierto, después de 40 años de democracia y tras haber pasado en numerosas ocasiones por las urnas, me sigue sorprendiendo que el votante español se sigue agarrando a la máxima: “Coño, ¡pero qué bien voto yo y qué mal lo hace el resto” cuando no ganan los nuestros… Curiosa forma de entender la democracia.

 

Pedro Sánchez, De Gea y los charcos

pedro sánchezHay muchos políticos que tienen especial querencia por los charcos y en cuanto ven uno no pueden resistirse a meterse y en ponerse a chapotear. Y también hay algunos que, si no hay charco, cogen una manguera, lo crean a la medida y se rebozan en él.

Esto es lo que ha hecho el candidato socialista Pedro Sánchez quien en plena campaña electoral se ha enfangado en un tema tan delicado y escabroso como es el ‘caso Torbe’, el presunto escándalo de maltrato sexual en el que han aparecido los nombre de alguno futbolistas españoles, entre ellos el de De Gea, portero titular de la selección en la Eurocopa que se está disputando en Francia.

El candidato Sánchez ha manifestado: “Yo no me siento cómodo viendo a De Gea como portero de la Selección Española después de ver su nombre salpicado y denunciado por una menor.” Y a continuación defendió la presunción de inocencia, chocando con su declaración inicial, ya que hasta el momento el futbolista español no está siendo investigado ni ha sido llamado a declarar ante ningún juez.

Lo que ha trascendido sobre este caso es repugnante y debería ser denunciado, investigado, juzgado y aclarado hasta sus últimas consecuencias. Y si hay culpables, que sean condenados con toda la dureza que permita la ley. La mezcla de sexo, pornografía, dinero, maltrato, violaciones, menores de edad y personajes públicos forma una bomba de relojería, por lo que los medios de comunicación deberían ser especialmente cuidadosos a la hora de informar, huyendo del sensacionalismo, y los políticos – como Pedro Sánchez – no deberían utilizarlo para mendigar unos votos.

 

El debate sobre los debates

debateDebates a dos, debates a cuatro, debates en la televisión pública o en las privadas, quién moderará los debates, qué formato tendrán los debates… Pues en éstas andan los principales partidos que volverán a presentarse a las elecciones del próximo 26 de junio con los mismos cabezas de lista que fueron incapaces de pactar para formar gobierno.

Acreditada su nula disposición para mover sus posturas en búsqueda del bien común, cinco meses después todos siguen mirándose el ombliguito, buscando única y exclusivamente su beneficio personal y partidista. Si antes de las pasadas elecciones Rajoy solo quiso debatir con Pedro Sánchez y éste a su vez insistió en participar en el formato ‘a cuatro’, ahora le han dado la vuelta a la tortilla, y mientras el presidente en funciones prefiere un totum revolutum antes que otorgarle al candidato socialista el papel de alternativa de gobierno, Sánchez se muestra reacio a participar en ese formato, ya que sabe que tendrá que repeler munición enemiga desde derecha, izquierda y centro.

Y a todo esto, después de esta campaña electoral en la que llevamos enfangados casi medio año, ¿qué incidencia puede tener un debate en la decisión de los votantes? ¿o es que realmente se creen que somos más bobos de lo que parecemos?