Diez preguntas ante la jornada de reflexión

urnas

Después de una agotadora campaña electoral,  llegó el momento de acudir a las urnas. Y, antes de elegir mi papeleta, me planteo unas preguntas que quiero compartir con vosotros en esta jornada de reflexión:

1.- ¿Vivo (vivimos) peor que hace cuatro años?

2.- ¿Los partidos emergentes han llegado para quedarse?

3.- Cuando hablan de ‘la vieja política’, ¿Platón se revuelve en su tumba?

4.- ¿Habéis comprobado en alguna ocasión si el ‘voto útil’ puede llegar a convertirse en el más inútil de todos?

5.- ¿Por qué los votos en blanco siguen sin tener representación, es decir, escaños vacíos?

6.- ¿Por qué ningún partido ha sido capaz de hablar claro sobre los pactos postelectorales cuando parece que van a ser inevitables?

7.- ¿Pensáis, como yo, que el ‘voto vergonzante’ va a decidir el resultado electoral?

8.- Sabemos a quien va a votar Bertín Osborne, pero ¿y María Teresa Campos?

9.- ¿Seguirán nuestros políticos cantando, bailando y haciendo el chorras después de las elecciones?

10.- Y la más importante: ¿en qué país queremos vivir los próximos cuatro años?

Desde Con dos cubitos he vivido la campaña electoral intentando darle un toque de humor utilizando el hashtag #NOSTOMANDECOÑA , y publicando varios artículos relacionados con ella. Solo me queda animaros a que mañana acudáis a votar y que llenemos las urnas de papeletas, porque el futuro lo decidimos entre todos.

Rajoy haciendo el hamster

¿Y qué necesidad había de tuitear esto? Me parece muy bien – y muy saludable – que el presidente del Gobierno comience el día haciendo ejercicio. Ya lo hemos visto caminando en Dakar y chapoteando en el río Umia, ¿pero qué aporta realmente ver a Rajoy luciendo canillas en Twitter?

rajoy

Este post está ilustrado con una captura del tuit publicado desde su cuenta @marianorajoy, en el que se puede ver el GIF de 12 segundos de duración en el que el presidente camina por la cinta como si fuese un hamster por la rueda de su jaula. Además está acompañado del texto ‘Seguimos avanzando’, cuando lo cierto es que por mucha zapatilla que gastes subido a ese artilugio jamás llegarás a ningún sitio… que parece que no estoy diciendo nada y alguno interpretará que lo estoy diciendo todo.

No sé, la verdad es que no acabo de ver esta moda de los candidatos compitiendo para ver quien es más chupi y más supercolegui como si fuesen la versión política de Leticia Sabater.

 

Pedro Sánchez y el ‘rollito musiquita’

sánchez_musicaEsta campaña electoral que finaliza hoy nos ha ido dejando un montón de perlas por el camino: candidatos balilando, cocinando, debatiendo entre dos o entre tres con sustituta, jugando al billar y al futbolín, tuiteando, cantándole a María Teresa Campos… ha sido un no parar, aunque esta modernidad no nos ha librado, por ejemplo, de las demenciales campañas de buzoneo.

Nuestros políticos también han besado niños, ha abrazado hasta a las farolas, han pronunciado discursos imposibles, han prometido, han negado, han dicho una cosa y la contraria sin el más mínimo pudor y  han estado ‘al pie de la calle’ antes de volver a encerrarse a partir del lunes en sus despachos oficiales.

Pero, sin duda, el candidato socialista Pedro Sánchez nos ha dejado una de las imágenes de la campaña: sentarse de colegueo al lado de un músico callejero, para dar palmas y mover la cabecita con cara de buen rollito. Vamos, que si en ese momento se presenta Zapatero, el improvisado trío podría habernos deleitado con la versión acústica de ‘Un velero llamado libertad’ de José Luis Perales… ¡nai naná!…

El cuadro era perfecto… hasta que se vió que la guitarrita del músico en cuestión tenía una pegatina de apoyo a Podemos. Los más avispados lo interpretaron como un guiño a Pablo Iglesias para un posible pacto electoral. Los más parsimonias aseguran que ha sido la penúltima metedura de pata de la abracadabrante campaña electoral protagonizada por el líder socialista. El 20D asistiremos al desenlace.

 

¿Y esto para qué (coño) sirve?

papeletas

Esta tarde cuando llegué al portal de mi casa y abrí el buzón me encontré con que estaba lleno de papelotes. Nada más y nada menos que nueve sobres llenos de papelotes con propaganda electoral y con las papeletas para votar a tres partidos: el Partido Popular, el PSOE y Ciudadanos. Como no soy un marciano, estoy seguro que los buzones de todos los que estáis leyendo este post estaban igual de invadidos del mío. ¿Con qué objeto? ¿De verdad desde algún partido político se creen que con esto van a condicionar algún voto? ¿Hace falta este gasto absurdo?

Os confesaré que después de hacer la foto que ilustra el post fui directo a tirarlos a la basura. El sistema electoral y todo lo que le rodea tiene que cambiar y adaptarse a los nuevos tiempos. Por ejemplo, desde hoy no se pueden publicar encuestas y el sábado viviremos una absurda jornada de reflexión, como si a internet, a la comunicación digital y a las redes sociales se le pudiesen poner puertas. Pero se consiente que los partidos con dinero público o conseguido a través de créditos bancarios saturen nuestros buzones con propaganda que nadie les ha pedido.

En mis redes sociales utilizo el hashtag #nostomandecoña – en tono medio en serio, medio en broma – para etiquetar noticias chuscas. Y ésta se lo ha ganado en mayúsculas y negrita #NOSTOMANDECOÑA.

 

Twitter entra en campaña electoral

pajaritoDebates, televisión, otros medios de comunicación, mítines, carteles, redes sociales… ¿cuál es el medio que hoy en día influye más durante el desarrollo de una campaña electoral? No me atrevo a responder tajantemente, pero sí a realizar algunas consideraciones, en concreto, sobre esta campaña electoral que finalizará con las, probablemente, elecciones más inciertas de nuestra democracia:

1.- La tradicional pegada de carteles y los mítines están trasnochados, por lo que son intrascendentes en la captación de votos. A ambos actos solo acuden los fieles que ya tienen la papeleta en el bolsillo. Valen como acto social de partido y punto.

2.- Los debates cobran relevancia, tanto por acción como por omisión. El famoso ‘debate a cuatro’ ha sido el programa de televisión más visto del año, por lo que se sobran comentarios. Para algunos, el ganador fue el que no acudió. Otros consideran que sí que ha supuesto trasvase de votos. Muchos pensamos que, erróneamente, los participantes no utilizaron toda su munición.

3.- Los medios de comunicación siguen teniendo mucha influencia, sobre todo la televisión. Pero horas de radio y portadas en prensa también pueden suponer un espaldarazo para unos y el certificado de defunción para otros. La sobreexposición en los medios es peligrosa, pero ser ‘el candidato invisible’ es mortal.

4.- En esta ocasión, las redes sociales se están destapando como auténticas catalizadoras de la opinión pública. Tienen relevancia, aunque tampoco hay que volverse locos, porque sigue existiendo un mundo real más allá del virtual. Pero, por ejemplo, caer en manos de la trituradora de Twitter puede dejar tocado… y casi hundido.

En las últimas horas la polémica está servida por unos tuits de la escritora Marta Rivera, candidata de Ciudadanos en las listas al Congreso, en las que de su lectura sesgada podría deducirse que amparó la barbarie cometidas por los alemanes contra los judíos. Nada más lejos de la realidad, aunque un par de tuis sacados de contexto se pueden llevar por delante a cualquier candidato.

Yo mismo he hecho un ejercicio de reflexión y he tuiteado lo siguiente:

Seguro que todos los usuarios de las redes sociales tenenos algún tuit considerado, cuando menos, ‘poco adecuado’. Por eso creo que es mucho más justo juzgar a la gente en general y a los candidatos en particular por su trayectoria, y no por 140 caracteres más o menos (des)afortunados.