¿Y esto para qué (coño) sirve?

papeletas

Esta tarde cuando llegué al portal de mi casa y abrí el buzón me encontré con que estaba lleno de papelotes. Nada más y nada menos que nueve sobres llenos de papelotes con propaganda electoral y con las papeletas para votar a tres partidos: el Partido Popular, el PSOE y Ciudadanos. Como no soy un marciano, estoy seguro que los buzones de todos los que estáis leyendo este post estaban igual de invadidos del mío. ¿Con qué objeto? ¿De verdad desde algún partido político se creen que con esto van a condicionar algún voto? ¿Hace falta este gasto absurdo?

Os confesaré que después de hacer la foto que ilustra el post fui directo a tirarlos a la basura. El sistema electoral y todo lo que le rodea tiene que cambiar y adaptarse a los nuevos tiempos. Por ejemplo, desde hoy no se pueden publicar encuestas y el sábado viviremos una absurda jornada de reflexión, como si a internet, a la comunicación digital y a las redes sociales se le pudiesen poner puertas. Pero se consiente que los partidos con dinero público o conseguido a través de créditos bancarios saturen nuestros buzones con propaganda que nadie les ha pedido.

En mis redes sociales utilizo el hashtag #nostomandecoña – en tono medio en serio, medio en broma – para etiquetar noticias chuscas. Y ésta se lo ha ganado en mayúsculas y negrita #NOSTOMANDECOÑA.

 

Del coñazo al tostón hay un gran trecho

desfileEn 2008 y en vísperas del 12 de octubre, Mariano Rajoy – en aquel momento líder de la oposición – le confesó a Javier Arenas durante el transcurso de un acto de partido “mañana tengo el coñazo del desfile… en fin, un plan apasionante”. Dicho comentario provocó no pocas risas, a la vez que duras críticas por parte de sus adversarios políticos.

Este año, en vísperas de la misma celebración, Pablo Iglesias declaró en una entrevista en la Sexta que no acudiría a los actos de la Fiesta Nacional por considerarlos ‘un tostón’. Días antes, tras demostrarse que era falsa su acusación inicial de que no asistiría porque no había sido invitado, había afirmado que durante el tiempo del desfile tenía que dedicarse a la justicia social. Vamos, que en una sola semana dio muestras de un sonrojante papanatismo político.

Las desafortunadas palabras de Rajoy en 2008, que a las pocas horas aclaró alegando que se trataba de una “expresión coloquial propia de una conversación de ámbito privado”, sirvieron para que los socialistas le atizasen, le exigiesen disculpas oficiales y le acusasen de “poco respeto” a las Fuerzas Armadas y a la fiesta nacional del Día de la Hispanidad.

Haste al momento no se tienen noticias de que esos mismos socialistas, tan defensores como parecían ese día del desfile, le hayan pedido explicaciones al líder de Podemos sobre su bochornoso comportamiento en una fecha tan señalada.

¿Será porque consideran que es mucho más grave un ‘coñazo’ que un ‘tostón’? ¿O será que no quieren enfrentarse a su compañero de cama en no pocos gobiernos municipales y autonómicos? Pues que tengan cuidado porque esta indefinición puede llevarse por delante el ‘socialismo de la señorita Pepis’ en el que ha convertido Pedro Sánchez a un partido histórico como el PSOE.

Pedro Sánchez, Valeria y su madre (la de Valeria)

pedro y valeriaEl pasado domingo el programa El Objetivo presentado en La Sexta por Ana Pastor emitió un vídeo en el que recogen intervenciones de Pedro Sánchez, el líder del PSOE, en las que se refiere a una mujer llamada Valeria… ¡que resultó ser su amiga invisible!

Según cuenta Pedro Sánchez en todos sus mítines, con ese tono tan supuestamente trascendental como impostado, la madre de Valeria se acerca a él para contarle lo mal que está el mercado laboral y para lamentarse de los contratos precarios que le ofrecen a su hija.

Como no podía ser de otra forma, la emisión de este vídeo ha convertido al líder socialista en el hazmerreír de la campaña electoral – y miren que el primer puesto estaba disputado – y ha motivado que desde el PSOE hayan maquinado todo lo posible para que se retirase dicho vídeo. Pero La Sexta no solo no lo ha eliminado de su web, sino que lo ha seguido promocionando a través de otros programas estrella de la cadena.

No sé si Pedro Sánchez habrá sumado muchos votos con la triste historia de la pobre Valeria contada por su madre. Pero lo que tengo claro es que si hay dos votos que no conseguirá son los de la propia Valeria y su señora madre… ¡por el simple detalle de que no existen!

Los políticos se unen para defender sus bolsillos

A solo cinco días de la celebración de unas elecciones andaluzas en la que todos los candidatos llevan días en campaña tirándose los trastos a la cabeza, el Diario de Sevilla publica la siguiente noticia:

andalucía

Además, no es que fuese una subida de sueldo como tal, sino que el aumento de sus retribuciones se produjo como consecuencia de una trampa que pagaron todos los contribuyentes, y que fue que el Parlamento andaluz se hizo cargo del importe mensual que en concepto de ‘cuota obrera’ le tenía que descontar a los los 109 diputados autonómicos como cotizaciones a la Seguidad Social, lo que les supuso un aumento real en sus nóminas mensuales de 170 euros.

Este acuerdo, que se mantuvo desde febrero de 2013 hasta mayo de 2014, contó con la aprobación por unanimidad de los tres grupos parlamentarios que forman parte de la cámara andaluza: PP, PSOE e IU.

Por eso, resulta muy chocante como esos tres partidos que no han sido capaces de llegar a acuerdos para mejorar las condiciones laborales de los andaluces ni para luchar juntos contra la corrupción ni para ir de la mano en defensa de unos más que deteriorados servicios públicos, sí fuesen capaces de aprobar por unanimidad una resolución que solo beneficiaba a sus bolsillos. #NOSTOMANDECOÑA

Cinco flashes sobre el debate del estado de la nación

parlamentoConfieso que no he podido – y, no les voy a mentir, ni he querido, ni me lo planteado – seguir en su totalidad el debate sobre el estado de la nación que se ha celebrado en estos días. Pero sí que he estado atento a las noticias, a la prensa y a las redes sociales, con lo que me ha servido para formarme una opinión sobre lo sucecido y que resumo en estos cinco flashes:

1. Catorce intervenciones de catorce portavoces de catorce formaciones políticas. Seguro que la variedad enriquece, aunque en ocasiones se corre el peligro de convertir el Parlamento en una grillera. En estos momentos, en el Congreso hay dos grupos mayoritarios – PP y PSOE – con vocación de gobierno y los otros doce van “a hablar de su libro”.

2. Las encuestas pronostican unos resultados en los que, de cumplirse, los posibles pactos de gobierno deberán hacerse en función de dos fuerzas políticas – Podemos y Ciudadanos – que no tienen representación parlamentaria y que, por lo tanto, no han podido intervenir en el debate. Pero sí han sido capaces de trasladar dicho debate a la calle y a las redes sociales.

3. Me llamó poderosamente la atención asistir a turnos de contrarréplica leyendo papeles. Eso quiere decir dos cosas: o que saben lo que les van a responder y ya llevan preparada su intervención, o que – y es lo que me temo – les da igual lo que intenten rebatirles porque se van a limitar a soltar otro discurso, en formato rollo macabeo. Si esto es así, el parlamento podría pasar a llamarse ‘lectódromo’.

4. Unido al punto anterior, es lamentable comprobar el bajo nivel que tienen nuestros políticos como oradores. Unos se limitan a soltar una batería de datos difícilmente comprobables por los ciudadanos de la calle y otros aprovechan la tribuna para lanzar sus soflamas sin la más mínima línea argumental. ¿Se imaginan un parlamento con un sistema de participación más ágil, con propuestas, réplicas e intervenciones cruzadas?

5. Increíble, imperdonable, vergonzoso, insultante, bochornoso… y así podría seguir para calificar el comportamiento de la presidenta en funciones del Congreso jugando al archiconocido Candy Crash, puesto clave durante el debate ya que tiene las tareas, entre otras muchas, de velar por el correcto funcionamiento del mismo, dando la palabra, cortando las intervenciones o amonestando algún comportamiento inadecuado. Y, para tomar esas trascendetes decisiones, se supone que deber estar más atenta que nadie a todo lo que sucede en el hemiciclo. Pero, si vergonzoso fue su comportamiento, más sonrojante resulta que Celia Villalobos continúe en su puesto.