Cuatro planazos para ‘disfrutar’ de la cuarentena

2020-03-29 21.43.15.jpg

Sí, ya sé que estaréis pensando que los términos disfrutar y cuarentena no encajan en la misma frase, y que sería más apropiado utilizar otros verbos como sufrir, sobrellevar, padecer o resignarse. Pero también podemos darle la vuelta a la tortilla y aprovechar esta situación difícil por la que estamos pasando -y tendremos que seguir pasando no se sabe hasta cuándo-, para tirar de ingenio y de optimismo y disfrutar -sí, disfrutar- de este tiempo que ahora tenemos para hacer todas esas cosas que teníamos aparcadas.

El título del post tiene trampa porque con “cuatro planazos” me refiero a cuatro actividades que cualquiera de nosotros puede realizar tranquilamente mientras cumplimos escrupulosamente con #YoMeQuedoEnCasa, pero ofreciendo cuatro alternativas dentro de cada una.

>LIBROS

. ‘Mujer de rojo sobre fondo gris’ de Miguel Delibes. Siempre es buen momento para leer al maestro. De su obra elijo este libro, entre otras cosas, porque una frase que le dedica a su mujer fallecida, se me quedó grabada: “Una mujer que con su sola presencia aligeraba la pesadumbre de vivir”. ¿Se os ocurre que se pueda escribir algo más bonito sobre alguien querido? A mi tampoco.

. ‘Corazón de Ulises’ de Javier Reverte. Poeta, novelista, escritor de viajes y vagabundo. Más conocido por sus libros sobre África, en éste nos narra su viaje por Grecia, Turquía y Egipto salpicándolo con textos clásicos sobre mitos, héroes y filósofos. ¿Por qué no viajar desde el sofá en estos días de confinamiento? Además, viajar aprendiendo.

. ‘Así empieza lo malo’ de Javier Marías. Venga, me mojo: Javier Marías es mi escritor favorito. Su prosa poderosa te arrastra y te envuelve, hasta el punto de maldecir cada página que pasas porque eso quiere decir que te estás acercando al final. Bueno, eso es lo que me pasa a mí. La memoria, el desamor, la intimidad, el deseo sexual, la vuelta a un pasado que te persigue…

. ‘Los años de la infamia’ de Manuel Leguineche. Se dice que el coronavirus va a provocar la crisis mundial más grave desde la Segunda Guerra Mundial. Por eso, y para repasar un poco de historia, recupero este libro. En el prólogo: “La guerra fue un terremoto que transformó el mundo.” ¿Sucederá lo mismo tras esta pandemia?

>MÚSICA

. ‘The very best of Supertram’. Grupo de los 70, mis primeros recuerdos musicales, ahorrar de ‘la paga’ para ir un sábado por la mañana a comprar alguno de sus discos; con el tiempo he conseguido tenerlos casi todos en vinilo. Como no me decidía por ninguno, opté por esta recopilación que reúne 15 de sus grandes temas. ¿Una canción? Hide in Your Shell del albúm Crime of de Century.

. ‘Clutching at Straws’ de Marillion. Me lo regaló hace años mi querido primo Carlos por lo que, a su valor artístico, le añado un valor sentimental. Música para escuchar mientras lees, escribes (lo estoy haciendo en estos momentos) o para escucharlo del tirón con los ojos cerrados. El ritmo del disco va in crescendo hasta llegar al tema 7 que, ¡oh, casualidad!, se titula Incommunicado.

. ‘Nos sobran los motivos’ de Sabina y Cía. Recopilación de 21 canciones de Joaquín Sabina grabadas en directo en distintos conciertos. Ideal para escucharlo con el volumen más bien alto y cantando imitando su voz. “… qué poco rato dura la vida eterna, por el túnel de tus piernas…”. Siempre desgarrador, siempre provocador, siempre Sabina.

. ‘Vive’ de María Callas. Ni soy entendido ni mucho menos experto en ópera. Pero, como todo el mundo, sé lo que me gusta y lo que no. ¿Y a quién no le entra como un escalofrío escuchando el ‘O mio babbino caro’ de la ópera Gianni Schicchi de Puccini? Pues con la voz de ‘la Divina’ ya es una locura. De caerte los lagrimones. Este disco recoge sus 24 arias más conocidas.

>CINE

. ‘El Padrino’ de Francis Ford Coppola. Para que no haya dudas: para mi ‘El Padrino’ son las tres partes. La dirección de Coppola, la historia de Puzzo y el trabajo de Marlon Brando, Al Pacino, James Caan, Diane Keaton, Robert Duvall, Robert de Niro, Andy García… se merecen dedicarle los más de 500 minutos y las más de 8 horas de cine con mayúsculas.

. ‘El hombre que mató a Liberty Valance’ de John Ford. Sin duda uno de los mejores westerns de la historia del cine, con todos los ingredientes del género: el héroe solitario, el buenazo, la chica que enamora a los dos, el malo malísimo y un montón de secundarios de lujo. Imperdible. Y en blanco y negro.

. ‘El paciente inglés’ de Anthony Minghella. Mezcla diversos géneros como drama, aventuras, romance y todo con un toque de cine clásico. La música y la fotografía te atrapan de tal manera que pueden hacerte perder el hilo del relato. Y sí, me enamoré de la belleza serena de Kristin Scott Thomas.

. ‘Mystic River’ de Clint Eastwood. Si encuentras una buena historia, juntas a Penn, Robbins y Bacon y los pones a las órdenes de Eastwood lo normal es que salga una obra maestra. Película dura, sórdida, hipnótica que habla sobre el pasado que siempre vuelve, el dolor, la venganza, la amargura, la amistad perdida.

>TWITTER

. @NewsReputation Un lujo tener en esta red social a un profesor como Francesc Pujol impartiendo a diario masterclass sobre comunicación, estadística, realizando e interpretando encuestas, analizando la actualidad desde la serenidad y compartiendo su sabiduría.

. @PabloDiez_ABC Corresponsal de ABC en Asia. Junto a otros colegas, llevan meses contando lo que sucedía en China y, mientras alertaban de lo que se nos venía para Europa, aquí optamos por seguir tocando la pandereta. Periodismo riguroso y sin estridencias.

. @Tomy_Rhode En sus tuits se define como “un tipo que conduce un tractor más o menos bien y que bebe cubatas de DYC con pepsi en vasos de tubo”. Sólo por eso ya merecería la pena conocerle. Leyéndole, yo añado que es un sabio, una persona con sentidiño y un buen tipo, ácido y divertido.

. @franch_laura Una cuenta deliciosa dedicada a la pintura. Sus ‘buenos días’ y sus ‘hilos’ sobre pintores de los más diversos estilos son claros, concisos y didácticos. Tengo que agradecerle el haberme descubierto a muchos artistas que desconocía. Siempre hay que hacerle un hueco a la belleza.

Pues hasta aquí mi primera serie de recomendaciones para, a la vez que nos entretenemos, aprovechar y sacarle partido a estos días de confinamiento. Estáis invitados a participar, por supuesto delante de una copa con dos cubitos, con vuestros comentarios haciendo sugerencias sobre vuestros libros, pelis o discos favoritos.

Cuidaros mucho y recordad #YoMeQuedoEnCasa

#1 Cinco lecturas recomendables

Os dejo el enlace con cinco textos que he leído en estos últimos días y que quiero compartir porque me han parecido muy interesantes.

leer

El nadador de fondo, en el blog Cambalache de Carlos Deus.

Cómo lidiar con los haters, en el blog Fruslerías de Alonso.

La retranca…, artículo de José Castro López en MUNDIARIO.

La tarjeta roja de Schumacher, artículo de Miguel Ángel Ortiz en Revista Panenka.

La televisión y la misa, artículo de Xosé Luis Barreiro Rivas en La Voz de Galicia.

 

El tiempo entre verduras

escribir-libro[1]Os voy a contar en exclusiva mi último proyecto, que no es otro que escribir un libro. Ya tengo decidido el título y, más o menos, el argumento, que paso a resumiros a continuación, insisto, en rigurosa exclusiva.

La trama comienza en el Madrid de la preguerra civil, porque creo que es una época poco tratada por nuestros escritores, con lo que espero que resulte novedosa. La protagonista, llamada Pila, es una joven agricultora que vive con su madre en un barrio del extrarradio de la capital, en el que subsisten cultivando un pequeño huerto. Son humildes pero muy felices. Un día Pila conoce a un chico, se hacen gracia, él se enamora de ella, ella se deja querer, y acaban haciendo planes de boda. Al mismo tiempo, el novio convence a Pila para que se compre una nueva sulfatadora con la que mejorar la productividad del huerto. Van a una tienda y resulta que el dueño es un hombre apuesto y decidido que, ya de la primera impresión, deja a nuestra protagonista con un tembleque de piernas del que ya no se recuperará. Y pasó lo que tenía que pasar: Pila se vuelve loca por el vendedor de maquinaria agrícola y planta (nunca mejor dicho tratándose de una agricultora) a su novio.

Por esas casualidades que a todos nos han sucedido alguna vez en la vida, la fortuna llama a la puerta de Pila y, por arte de birlibirloque, acaba poseyendo una importante cantidad de dinero, lo que la hará más atractiva a los ojos del apuesto comerciante. Éste, viendo las posibilidades de ampliar horizontes, le ofrece a nuestra joven agricultora el plan de trasladarse al norte de África para fundar una plantación ecológica. Ella no se lo piensa, prepara las maletas desoyendo los consejos de su madre, y se traslada al continente africano con su amado. Allí comienzan una nueva vida llena de actos sociales, juergas, copas y bailes hasta el amanecer; pero el negocio del huerto ecológico no termina de arrancar. Cierto día, el experto en suministros agrícolas desaparece, abandonando a Pila y dejándola con un palmo de narices… además de apropiarse de todo su dinero y haciéndola responsable de un montón de deudas, por lo que la prota se queda sin amante y con una mano delante y otra detrás.

A partir de este momento, comenzará una nueva vida que la llevará a vivir fantásticas experiencias. Tras  hacerse con una pequeña leira en la que cultivar sus productos, conseguirá suministrar de tomates, acelgas y repollos a las casas más influyentes de la zona, conociendo a gente muy variopinta, como diplomáticos, periodistas británicos, altos militares españoles y nazis relevantes, viéndose envuelta en una historia entremezclada de espionaje y amoríos, con los que conseguiré mantener en vilo la atención de los lectores.

Todos estos episodios estarán ambientados en nuestra postguerra y con la segunda guerra mundial como fondo, y aderezado con interesantes personajes secundarios y con unas pinceladas de sexo, lo que dará forma a un novelón que espero que se convierta en un auténtico bestseller y que algún prestigioso director acabe llevándolo al cine o rodando una serie de éxito para la televisión.

¡Ah perdón! Se me olvidaba deciros el título… “EL TIEMPO ENTRE VERDURAS”.

Presentación de “El valor de los valores” de Covadonga O’Shea

Presentación_Covadonga_O'Shea

Ayer por la tarde tuvo lugar en el Fnac de La Coruña la presentación de la reedición del libro “El valor de los valores”, de la conocida periodista, escritora y empresaria Covadonga O’Shea. Además el acto sirvió para dar inicio al 2ecomFashionBlog, jornadas dedicadas a los blogs de moda y al comercio electrónico que se celebrarán durante los días 4 y 5 de octubre en el Hotel Hesperia-Finisterre, y que cuentan también con la presencia como ponente de la autora. 

El libro, subtitulado “15 reflexiones para una vida más feliz”, fue escrito y publicado en el año 1998, y ahora ha sido reeditado debido a que las reflexiones que aborda siguen estando de máxima actualidad. En él, la escritora nos plantea la importancia que tienen en nuestra vida diaria valores, entre otros, como el agradecimiento, la constancia, la prudencia, la justicia, la sencillez o la responsabilidad, al margen de ideologías políticas o de creencias religiosas. 

Su exposición estuvo adornada con citas y referencias a grandes personajes de distintos ámbitos de la historia, desde Platón hasta el Papa Franciso I, pasando por Einstein, Churchill o Miguel Delibes, con lo que vino a demostrar que existen una serie de valores comunes a toda la humanidad que están por encima del tiempo o de las diferencias culturales. 

Entre los temas que trató durante la presentación destacaría, por una parte, la idea que transmitió sobre que lo más fácil para ser una persona feliz es ser una persona normal; y, por otra, la crítica que lanzó contra el comportamiento actual de los medios de comunicación, que parecen estar empeñados en cumplir todos los días la celebre, a la vez que terrible, máxima periodística de “no dejes que la verdad te estropee una buena noticia”. 

Desde Con dos cubitos pongo en práctica uno de los valores que se destaca en su libro, como es el agradecimiento, y le doy las gracias a Covadonga O’Shea por haber compartido su tiempo para recordarnos que está en la manos de cada persona el conseguir, con su comportamiento individual, una sociedad global más feliz y más justa.  

Con_Covadonga_O'Shea