El astronauta toma tierra

El otro día, y por casualidad, cayó en mis manos esta ‘carta abierta’ escrita por el nuevo ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, publicada en El País en noviembre de 2012, en la que explicaba la diferencia entre gasto e inversión.

En uno de sus párrafos dice textualmente: “Creo obvio que la educación primaria, la universitaria y la promoción de la ciencia son inversiones, porque se pueden esperar de ellas rendimientos futuros”.

El nombramiento del nuevo ministro ha sido recibido con sorpresa y ha generado muchas expectativas, ya que se trata de un hombre de ciencia y no de un político que llega a un cargo sin más méritos que un carnet de partido.

Como no podía ser de otra forma, su llegada también ha desbordado las redes sociales de memes y de chascarrillos, más o menos ingeniosos, recordando su procedencia, como éste:

  • ¿Y qué te parece que hayan nombrado ministro a Pedro Duque?
  • Pues no lo sé, pero lo cierto es que todo el mundo lo pone por las nubes.

Bromas aparte, y releyendo la declaración de intenciones que plasmó en la carta que os menciono al comienzo del post, solo puedo decirle: Adelante y suerte, sr. Ministro.

pedro duque

Anuncios

Gobernar a cualquier precio #noesbien

pedro-sanchezMe sorprende que sorprenda que Pedro Sánchez quiera ser presidente del gobierno a cualquier precio, cuando en la misma noche de las pasadas elecciones municipales y autonómicas ya demostró que le daba lo mismo pactar con Juana o con su hermana, siempre que ninguna de las dos fuesen militantes del PP.

Y menuda risa me entra cuando hablo sobre ‘pactar’. En dichas elecciones celebradas en el mes de mayo, el líder del socialismo español – por cierto, ni Pdr Snchz podía llegar a más ni el partido socialista a menos – regaló esa misma noche tras el recuento de la última papeleta gobiernos municipales y autonómicos a quien, con su ayuda, sumase simplemente más votos que los populares. Ni pactos, ni programas electorales, ni interés general, ni farrapos de gaitas…

Por eso es gracioso que alguien se sorprenda de que ahora repita esa táctica, y que esté loco por ser presidente del gobierno con el apoyo del comunismo más trasnochado, del independentismo más rancio y de todo aquel que le ceda sus votos aunque sea a cambio de comerle las entrañas. Puede que bajándose los pantalones por los tobillos Pedro Sánchez consiga ser presidente de España… aunque para ello realmente acaben gobernando los que aspiran a cargársela.

Ojalá nos gobernasen los buenos

filosofia

Ya sé que la filosofía no está de moda. Pero esta mañana hablando sobre la mediocridad de nuestra clase política recordé que hace años había leído algo muy interesante sobre este tema, probablemente escrito por Platón.

Me he pasado parte de esta tarde investigando y, tras comprobar que aún conservo una memoria aceptable, he localizado el texto que quería. Efectivamente es un párrafo del libro La República escrito por Platón, quien  pone en boca de Sócrates el siguiente argumento:

“Los buenos no apetecen el gobierno por las riquezas ni por la honra, porque no son ambiciosos. Ahora bien, el mejor castigo para un hombre que no se decide a gobernar, es de ser gobernado por otro inferior a él, y el temor a ese castigo determina a los hombre de bien a intervenir en los asuntos públicos, y se mezclan a ellos, no por interés personal, ni por placer, sino por necesidad”.

Fin de la cita.

¿Y esto hacía falta, Sr. Presidente?

Y digo más: ¿Hacía falta publicar esta paparrucha, Mariano? Ya sé que ahora está de moda esto de los políticos chupis y que van de coleguitas, pero de verdad que pienso que no hace ninguna falta ver a un presidente del Gobierno vestido de mamarracho luciendo pierna.

Porque ¿realmente aporta algo? ¿le acerca más al ciudadano? De ser ese el motivo, ¿lo siguiente qué será, posar con una camiseta de tirantes y una gorra p’atrás?

Nota: según el diccionario de la RAE, el significado de “paparrucha” es “tontería, estupidez, cosa insustancial y desatinada”.

presidente

Rajoy enseña sus cartas

El nuevo Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dio a conocer la composición de su Gabinete en una meteórica rueda de prensa, que seguro que estará entre las más rápidas de la historia. La verdad es que era la vez en la que había más expectación, probablemente porque las filtraciones fueron prácticamente nulas y todos los datos y nombres que se publicaron estaban basados en pronósticos y elucubraciones periodísticas.

En este blog, en el post publicado el día 29 de noviembre titulado Mi quiniela ministerial, tuve la osadía de aventurar la formación del gobierno, y me comprometí con mis lectores a comentar los resultados:

. Vicepresidencia, Ministra de Presidencia y Portavoz: Soraya Sáenz de Santamaría. En este tema Rajoy y yo pensamos lo mismo (no tengo claro si tengo que alegrarme o preocuparme).

. Ministerio de Economía y Competitividad: Luis de Guindos. En mi quiniela, y pensando en que no desdoblaría el Ministerio de Economía y Hacienda, lo coloqué como Gobernador del Banco de España, o sea, en un cargo relevante de poder dentro del sistema económico y financiero.

. Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas: Cristobal Montoro. Para mí, Ministro de Economía y Hacienda; no es un acierto al cien por cien, pero está cerca.

. Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación: José Manuel García-Magallo. Una de las grandes sorpresas, aunque se trata de un experto eurodiputado con una larga trayectoria en asuntos internacionales. Mi apuesta había sido Miguel Arias Cañete, llamado al final para otras funciones.

. Ministro de Justicia: Alberto Ruiz-Gallardón. Acierto pleno.

. Ministro de Defensa: Pedro Morenés. Fue mi primer fallo, ya que Pío García Escudero ya fue nombrado Presidente del Senado hace unos días.

. Ministra de Fomento: Ana Pastor. Con su experiencia en Sanidad creí que repetiría ministerio, pero tenía claro que estaría en el Gobierno. Mi apuesta fue por José Manuel Soria, quien también ocupará una cartera.

. Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente: Miguel Arias Cañete. Estaba destinado a ocupar un gran ministerio y al final Rajoy ha optado por nombrar a uno de sus pesos pesados para llevar esta cartera. Elvira Rodríguez seguramente ocupará un puesto relevante dentro de este ministerio.

. Ministerio de Interior: Jorge Fernández Díaz. Aposté por un experto en la lucha antiterrorista, como Astarloa, y pensé que Fernández Díaz podría ir a la Presidencia del Congreso.

. Ministra de Empleo y Seguridad Social: Fátima Báñez. En mi post, González Pons se haría cargo del Ministerio de Trabajo. Fallo garrafal, en ningún momento conté con la andaluza Báñez para ningún puesto.

. Ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad: Ana Mato. Tenía claro que tendría un ministerio, pero no éste.

. Ministerio de Educación y Cultura: José Ignacio Wertz. Me apunto el acierto de la unificación de estos dos ministerios en uno, y resalto el fracaso absoluto de mi candidato.

. Ministerio de Industria, Comercio y Turismo: José Manuel Soria. Otro de los que sonaba como seguro ministro, aunque le asigné la cartera de Fomento.

En resumen, de los trece nueve ministros, en mi post “nombré” a siete, aunque varios de ellos en ministerios distintos. También dejé caer los nombres de Luis de Guindos y de Jorge Fernández Díaz, y no me acerqué, ni de lejos, a los nombramientos de Morenés, Báñez, García Merallo y Wertz. Aunque está claro que no podré ganarme la vida como adivino, estoy contento con los resultados, y espero la opinión y las críticas de mis lectores.

Una vez conocida la composición del Gobierno, les felicito y brindo por ellos con una copa con dos cubitos… y les pido y, si me lo permiten,  les exijo que se pongan a trabajar desde ya.