Mi quiniela ministerial

Desde la noche del pasado 20 de noviembre y hasta que Rajoy sea investido Presidente y anuncie la composición de su Gobierno, uno de los temas principales de cualquier conversación es especular con quiénes serán nombrados ministros. Si esto lo llevamos tanto a las tertulias radiofónicas y televisivas como a las páginas de los periódicos, veremos la capacidad de inventiva de la mayoría de nuestros prestigiosos periodistas, amparando siempre sus informaciones “en una fuente cercana al próximo presidente que no puedo desvelar”.

Así es que desde este blog tampoco voy a ser menos y quiero compartir con mis queridos lectores mi quiniela ministerial. Descartados, por una parte Cospedal, Arenas y Feijoó, quienes en estos momentos no pueden abandonar sus compromisos con sus Comunidades Autónomas, y, por otra, Rodrigo Rato, quien ya está bastante ocupado colocando a sus candidatos, mi apuesta es la siguiente:

El puesto de Presidente del Gobierno es el que no admite ninguna duda: en el caso de Mariano Rajoy, tras las derrotas electorales de 2004 y 2008, se puede decir que a la tercera va la vencida, y tendrá la responsabilidad, y casi la obligación, de acertar en los nombramientos de los miembros de su ejecutivo.

A su lado, y como persona de máxima confianza, estará Soraya Sáenz de Santamaría, que aglutinará en su puesto la Vicepresidencia política, el Ministerio de Presidencia y será, además, la Portavoz del Gobierno.

El Ministerio de Economía y Hacienda, sin duda el puesto más importante dada la situación actual de crisis, lo ocupará Cristobal Montoro, hombre de confianza de Rodrigo Rato, con lo que éste coloca una pieza en un lugar de privilegio y así se asegura su influencia en las decisiones de gran calado.

Miguel Arias Cañete es el principal candidato a ocupar el Ministerio de Asuntos Exteriores. En esta legislatura jugará un papel fundamental conseguir relaciones fluidas con la Unión Europea, y ahí la experiencia del exministro de Aznar puede jugar un papel destacado.

El Ministerio de Justicia será el destino de Alberto Ruiz-Gallardón. El todavía alcalde de Madrid abandonará su puesto en el consistorio madrileño para afrontar el reto de realizar una profunda reforma en el sistema judicial español, amparándose en sus conocimientos jurídicos, ya que proviene de la carrera fiscal.

Un Ministerio que no cuenta con muchos candidatos es el de Defensa, que podría ser para Pío García Escudero, tras su labor realizada durante años en el Senado. Para el Ministerio de Interior suena Ignacio Astarloa, experto en la lucha antiterrorista, y que probablemente le arrebate el puesto a Antonio Basagoiti, a quien Rajoy prefiere mantener en el País Vasco.

El canario José Manuel Soria cuenta con muchas papeletas para abandonar las islas para hacerse cargo del Ministerio de Fomento, un puesto muy goloso en época de bonanza económica, pero en el que habrá que tener mucha capacidad de negociación ante los recortes previstos. Elvira Rodríguez, exministra de Aznar y persona del entorno de Rato, es la principal candidata a dirigir el Ministerio de Medio Ambiente, Mundo Rural y Marino.

La directora de la campaña del Partido Popular, Ana Mato, será recompensada con un puesto como ministra, que bien pudiera ser el que salga de la unión de Educación y Cultura, con un importante apartado para Deportes. Otro de los políticos populares más fieles y cercanos a Rajoy, Esteban González Pons, se hará cargo de un nuevo Ministerio integrado por Trabajo y el antiguo de Industria, Turismo y Comercio. Para finalizar, es más que probable que Ana Pastor vuelva a ser nombrada titular del Ministerio de Sanidad y Políticas Sociales, cargo que ya ocupó entre los años 2002 y 2004.

Al margen de los ministros, Rajoy también se acordará de Jorge Moragas, al que quiere tener a su lado como Jefe de Gabinete, lo que en la práctica equivale a ser el encargado de “la fontanería” de la Moncloa. También tendrá relevancia el puesto de Presidente del Congreso; y más en esa ocasión, en la que estarán presentes el mayor número de partidos políticos de todas las legislaturas, y entre ellos Amaiur. Probablemente el catalán Jorge Fernández Díaz sea el elegido para mantener el buen orden parlamentario.

Para finalizar, dos pesos pesados dentro del partido, como Federico Trillo y Josep Piqué, puede que reciban algún importante encargo. Probablemente, Luis de Guindos sea nombrado Gobernador del Banco de España. Y atentos a este nombre: Pilar Rojo, presidenta del Parlamento Gallego, y persona integrante del círculo íntimo de Rajoy.

Ésta es mi apuesta, meditada mientras disfruto de una copa con dos cubitos. Y, una vez que Rajoy anuncie la composición de su gobierno, me comprometo a comentar en un nuevo post si mis predicciones se han cumplido o no.

Y mientras esperamos que llegue ese día, animo a mis queridos lectores a que compartan sus predicciones… ¡hagan juego, señores!