Diez años de conciertos en la Hípica

conciertos_rsdhMe he asustado mientras escribía el título de este post, pensando en cómo pasa el tiempo y en cuantos buenos momentos he tenido la suerte de disfrutar con mis grandes amigos de la Real Sociedad Deportiva Hípica de La Coruña.

Tirando de clásico diría que “parece que fue ayer” cuando Santiago Togores y su junta directiva – de la cual tuve el placer de formar parte durante ocho años – organizaron en el año 2007 los actos conmemorativos del 50º aniversario de la Sociedad, siendo sin duda uno de los platos fuertes de los muchos eventos que se celebraron durante ese año el concierto de Los Secretos. Algunos nos llamaron locos, otros dijeron que no sabíamos en dónde nos metíamos, pero lo cierto es que todo el que quiso disfrutó el 6 de julio de ese año de un concierto que se ha quedado grabado en la memoria de todos los que estuvimos allí.

Para sorpresa de muchos, lo que parecía que había sido la locura de unos insensatos se instaló en la vida de la RSDH y de La Coruña, y a partir de ese año “el concierto de la Hípica” ha acudido puntualmente  a su cita con socios y amigos, convirtiéndose en un referente del verano musical y social coruñés. Después de Los Secretos, han sido Burning, La Guardia, Danza Invisible, La Unión, Celtas Cortos, Los Limones, Nacha Pop, Alejo Stivel y Antonio Carmona los que han completado un cartel de lujo durante diez años consecutivos.

Pero, además de la calidad de los músicos que han tocado en la Hípica, lo más importante es que muchos amigos se citan de concierto en concierto para reunirse, tomar copas y recordar y bailar las canciones de siempre. Incluso el pasado viernes hubo quien me aseguró entre abrazos y gintonics que “el concierto de la Hípica inaugura el verano en La Coruña”.

Aunque ya lo he hecho personalmente, desde Con dos cubitos quiero felicitar al presidente Santiago Togores , al vicepresidente Pablo García-Ramos y al resto de la junta directiva de la Hípica por el conciertazo y la fiesta que nos regalaron un año más. Y, como los conozco muy bien, seguro que ya están discurriendo con quién nos sorprenderán el próximo año… ¡se admiten apuestas!

 

Anuncios

RRSS en verano

verano_cabecera¿Utilizamos las redes sociales durante todo el año con la misma intensidad? ¿En qué época del año tuiteas más o eres más activo en Instagram? ¿Entras en tu Facebook todos los días? ¿Crees que alguna red social es más de veranito?

En esta época del año a todos los usuarios de redes sociales nos gusta publicar principalmente fotos de nuestras vacaciones, de excursiones, de días de playa, de comidas con amigos, de conciertos y de noches de copas en terrazas. Sin duda, nada mejor que Instagram y Facebook para compartir esos momentos con nuestros seguidores y, por supuesto, darles envidia:-)

Ese tipo de publicaciones tienen menos tirón en Twitter, por lo que la “red del pajarito” ve como durante estos meses muchos tuiteros se dedican menos a subir “píos píos”, y lo utilizan más como fuente de información inmediata sustituyendo a los medios de comunicación tradicionales.

Mucha gente que por su trabajo es esclava del móvil durante el año desea que llegue esta época de vacaciones para descansar de ese artilugio que se ha instalado en nuestras vidas. Pero no es menos cierto que muy pocos se resistirán a fotografiar una puesta de sol, una buena barbacoa o las vistas de la playa desde una tumbona y darle al botón de “publicar”.

>Este post está publicado en el blog de Océano Azul Comunicación

 

Fichajes de verano

Una de las actividades más divertidas que se pueden realizar durante los meses de verano consiste en seguir, activamente, la actualidad sobre las noticias referentes a los fichajes que realizan los clubes de fútbol. Si, a mayores, el seguimiento se hace sentado cómodamente a la sombra de unos castaños o acodado en la barra de un chiringuito de playa con una cerveza bien fresquita, pues mejor que mejor.

Como las hemerotecas son caprichosas, no hay más que darse una vuelta por las principales portadas de la prensa deportiva del último trimestre para comprobar como el acierto en los supuestos fichajes ha sido prácticamente nulo. Para no herir sensibilidades no pondré ningún ejemplo concreto, aunque seguro que a ustedes ya se les ha venido a la mente más de uno y más de dos.

Pero lo que resulta realmente tronchante es escuchar las declaraciones de los protagonistas cuando se consuman las negociaciones y acaban firmando por su nuevo equipo. Entre las más destacadas, he rescatado las siguientes:

. He cumplido un sueño: soniquete obligatorio que normalmente va acompañado de un beso en el escudo del equipo al que, hasta hace un par de meses, se había enfrentado a muerte. Y aquellos que unas temporadas antes habían abandonado “el equipo de sus sueños” por un quítame allá unos euros, suelen añadir estoy muy contento de volver porque esta es mi casa. 

. Vengo a ayudar al equipo: y, como no, “a jugar donde el entrenador me ponga”. Palabras tan bonitas como huecas, ya que cuando el entrenador de turno piensa que la mejor forma de ayudar al equipo es sentándole en el banquillo, ya tenemos jaleo a la vista, seguido de solicitud de entrevista con el presidente y petición de la carta de libertad par ir a ayudar a otro equipo.

. Vengo a aportar sudor: comentario chabacano y poco higiénico; de un mirlo blanco que ha costado una pasta se espera temple, control, calidad, desborde, contundencia, regate, liderazgo, remate… ¡pero sudor! Pero atención, porque a los aficionados les gustan mucho estas declaraciones y suelen aparecer como titular en la prensa del día siguiente.

. Vengo a aprender: me parece una tomadura de pelo lo que podemos calificar como falsa modestia o humildad mal entendida; si yo soy el presidente de un club que ficha a un jugador que nada más llegar confiesa abiertamente “yo vengo a aprender”, en ese momento reconozco públicamente que me he equivocado y le rescindo el contrato. Aclaración para incautos: un equipo profesional no paga por enseñar.

Pues sigan atentos, ya que hasta el día 31 de agosto estará abierto el mercado y puede que estos ejemplos de declaraciones se queden cortos ante la labia que demuestran muchos de los tuercebotas que pueblan nuestros campos de fútbol.