Retomando el blog

Haca un par de días, y así a lo tonto, me di cuenta de que mi blog Con dos cubitos ya había cumplido siete años. En todo este tiempo ha pasado épocas de publicar post frecuentemente a pasar meses sin subir nada. Y en esta última fase me encontraba desde hace tiempo.

Pues bien, he decido retomarlo y, tras realizar unos trabajos de arreglos de chapa y pintura, volver a escribir. Así es que ya sabéis que podéis seguir visitándome, leyéndome y participando con vuestros comentarios acompañados, como siempre, con una buena copa con dos cubitos 😉

Estoy-de-vuelta

Anuncios

Correr y escribir… Murakami

murakami-maraton

“Por eso nunca he recomendado a nadie de mi entorno que corra. En mi opinión, hay que evitar en la medida de lo posible decir cosas como: “Correr en algo estupendo. ¡Corramos juntos!”. Si una persona tiene interés en correr largas distancias, en algún momento se pondrá a correr por su propia cuenta aunque no se le diga nada; y, si no tiene interés, de nada servirá que se lo recomendemos fervientemente. El maratón no es un deporte para todo el mundo. Ocurre lo mismo con el oficio de escritor, que tampoco es para todo el mundo. Yo no me hice novelista porque alguien me lo pidiera o me lo recomendara (en todo caso, intentaron disuadirme). Me hice novelista por iniciativa propia. Del mismo modo, uno no se hace corredor porque alguien se lo recomiende. En esencia, uno se hace corredor sin más”.

Haruki Murakami, en las pagínas 64-65 de su libro “De qué hablo cuando hablo de correr”. #putocrack

 

 

La dificultad de escribir

suenoeterno007

Hoy me apetecía escribir un post. Tenía varios temas, no me decanté claramente por ninguno y al final no fui capaz de redactar nada ingenioso. Y ahora me ha venido a la mente un pensamiento de Raymond Chandler, gran escritor norteamericano de novela negra y creador del detective Philip Marlowe, que decía algo así como “aunque no tenga nada que escribir, siempre me siento una cuantas horas al día ante mi mesa, a solas, para concentrarme”.

Y ya que estoy con Chandler, y en agradecimiento a la lección que me ha dado hoy, os recomiendo que leáis El sueño eterno, una gran novela que fue llevada al cine protagonizada por Lauren Bacall y Humphrey Bogart.

Tiene gracia. Al final he conseguido acabar el día publicando un post. Esto se merece que lo celebre tomándome una copa con dos cubitos  😉