Hablando se entiende la gente… o no

El lenguaje es una poderosa  arma que tenemos las personas para comunicarnos y que ha ido evolucionando a lo largo de la historia. En los últimos tiempos y con la tecnología avanzando a una velocidad de vértigo, se han creado nuevas formas de comunicación a través, sobre todo, de dispositivos móviles y ordenadores, todos ellos conectados a internet.

Además la gente joven ha creado un nuevo lenguaje con el que se comunican, principalmente recortando frases, suprimiendo letras y, en ocasiones, sustituyendo imágenes por palabras. Lo que por una parte puede considerarse como un empobrecimiento del lenguaje, por otra se viene a demostrar que los jóvenes, en su afán por comunicarse, han sido capaces de inventar una nueva forma de transmitir sus inquietudes.

Ciñéndonos en las maneras de expresarnos, es cierto que de un tiempo a esta parte hemos sustituido palabras y expresiones clásicas por otras adaptadas muchas de ellas de otros idiomas. Así hoy en día ya no somos el ciento y la madre, sino que hay overbooking; tampoco compramos compulsivamente, sino que somos shopping victim, ni nos vestimos con ningún trapito porque es mucho más cool ser fashion; por supuesto el trapito no nos los compramos en una tienda de saldos y sí en un outlet. Y desde hace años nadie cambia de canal en la tele, simplemente hacemos zapping, que parece que es mucho más interesante y que incluso los programas van a ser mejores, aunque realmente es lo mismo y, por mucho que “zapeemos”, seguiremos invadidos por la telebasura.

En el campo laboral todo cambió desde que los jefes de personal pasaron a ser directores de recursos humanos. Antes los vendedores llegaban escarallados de un viaje; por favor, ahora un ejecutivo comercial que se precie tendrá jet-lag. Antiguamente en las oficinas los empleados se hacían la puñeta unos a otros, mientras que hoy te pueden acusar de mobbing y destrozarte la vida. Y los despidos masivos han pasado a ser restructuraciones empresariales. ¿Y qué me dicen de los EREs? Pues que tras esa cursilada lo que se esconde es el os vais a ir todos a la puta calle de toda la vida.

En el ámbito del deporte también han cambiado las cosas. El profe de gimnasia de siempre ha evolucionado hasta el personal training y caminar por el monte es hacer trekking. Y todos hemos conocidos a alguien que hacía cosas raras como tirarse por una montaña para abajo… cuidado, hoy ese chiflado es un practicante de una modalidad de turismo de aventura como es el barranquismo.

Antes cuando no entendías algo simplemente decías que no habías entendido un pijo, pero ahora te dirán que tienes que leer entre líneas; y manipular a la opinión pública en horario de máxima audiencia se ha sustituido por ser un fenómeno mediático en prime time.

¿Y os acordáis cuando salíamos por la noche, tomábamos unas copas, conocíamos a una chica y decíamos, con toda naturalidad, que habíamos tenido un calentón? Pues ya nos es así… hoy en día eso es que funciona la química… que funciona la química… les voy a contar yo que es lo que funciona…

Queridos lectores, al final lo realmente importante es que la comunicación exista y sirva para relacionarnos cada vez con más gente interesante. Espero haberlo conseguido con ustedes a través de este artículo y, para celebrarlo, me voy a tomar una copa condoscubitos… pero una copa clásica, un gintonic de los de siempre, no como el que me pusieron hace poco en un local de moda y que tenía más ingredientes que una paella.