Pequeño homenaje a Clarence Clemons

Cuando a alguien se le conoce como “The Big Man” cualquier cosa que se diga sobre él resultará insignificante. Pero tras el fallecimiento este fin de semana de Clarence Clemons (Norfolk – Virginia, 1942), uno de los grandes músicos de la historia y uno de los mejores saxofonistas de una banda de rock de todos los tiempos, sirvan estas líneas como pequeño homenaje de respeto y admiración.

Desde que en año 1972 Bruce Springsteen lo reclutó para formar parte de la legendaria E Street Band, se forjó una relación de amistad entre ambos que iba más allá de la música. The Boss siempre quería sobre el escenario al gran Clemons cerca de él y a su derecha; y cuando en un concierto presentaba a todos sus músicos, dejaba para el final a este negro de físico imponente y sonrisa permanente, porque era el más aclamado por sus incondicionales seguidores. El Jefe, al anunciar en su página web el fallecimiento de su músico de confianza, se refirió a él como “gran amigo y compañero”, llegando a afirmar que “dejaba en la ESB un hueco inconmensurable”.

The Big Man participó al lado de Bruce en la grabación de doce álbumes en estudio y en incontables giras por todo el mundo. También tuvo tiempo para grabar seis discos como solista y para colaborar con músicos tan dispares como Aretha Franklin, Ringo Starr, Jackson Browne o la mismísima Lady Gaga.

Pero la mejor forma de honrar y recordar a un músico no es hablando sobre él, sino escuchando su música. Así es que, sírvanse una copa con dos cubitos, y les dejo en compañía de Clarence Cleamons tocando con su saxo el solo de la preciosa canción “Jungleland”.