El pequeño congresista… pobriño

nueva políticaCharlotada, astracanada, feminismo mal entendido, postureo, la única madre de España, performance, exhibicionismo infantil, dejad que los niños se acerquen a mí, gilipollez… la verdad es que no sé exactamente cómo definir el comportamiento de una madre diputada utilizando a su bebé como reclamo político, exponiéndole a los focos y a las chuflas de la opinión pública.

Porque, ¿realmente pretendía otra cosa? ¿o es que nos quiere hacer creer que siempre acudirá al Congreso a amamantar a su bebé porque no tiene otra forma de conciliar su vida familiar y personal con la profesional y pública? No tengo dudas sobre que el pequeño no volverá a aparecer por el Congreso, cosa que espero y deseo, lo que será la evidencia de la utilización política del ya conocido como ‘el pequeño congresista’… pobriño.

Si ésta son las formas de lo que absurdamente se llama ‘la nueva política’ y si estos prendas son los encargados de liderar la regeneración democrática, estoy convencido de que Platón está revolviéndose en su tumba.

Viendo como ha comenzado, no tengo ninguna duda de que esta legislatura nos va a dar momentos de gloria que pasarán a forma parte destacada de la sección #nostomandecoña.