Vinicius de Moraes en “La Fusa”

En estos días está triunfando una canción titulada Ai se eu te pego cantada por un tipo que responde al nombre de Michel Teló, y que nos la quieren vender como la nueva canción brasileña, cuando yo la integraría dentro del conocido estilo “música ratonera”.

Por eso me parece de justicia recordar al mejor cantante brasileño de todos los tiempos, como ha sido Vinicius de Moraes (Río de Janeiro, 1913-1980). En sus sesenta y siete años de existencia tuvo tiempo para demostrar sus cualidades como poeta, compositor, escritor, cantante y diplomático, así como para casarse siete veces y tener diez hijos, tras una vida marcada por los excesos y su gran afición por el whisky, el tabaco y las mujeres hermosas.

En el año 1958, de la mano del gran Tom Jobim y con alguna aportación de Joao Gilberto, crean un estilo llamado bossa-nova, que se convertirá en un fenómeno musical que relanzará e impulsará su carrera a nivel mundial. En los años 60 colaboró con su gran amigo Toquinho y con la mayoría de grandes músicos brasileños de la época, así como con cientos de cantantes de los más diversos estilos que han grabado alguna de sus más de 400 composiciones.

Entre ese número de canciones es muy difícil destacar una, pero sí que es obligatorio recordar la archiconocida Garota de Ipanema, ya que está considerada como una de las tres más versionadas de la historia de la música contemporánea. También participó como compositor en las bandas sonoras de películas de gran reconocimiento internacional como Orfeo Negro o Un hombre y una mujer.

Aunque su carrera ha estado ligada, principalmente, a la música popular brasileña, muchos intelectuales destacan su valía como poeta, llegando a considerarlo como uno de los mayores exponentes de la poesía en lengua portuguesa. Además todas sus letras desprenden un gran amor por la vida, como cuando canta la cosa más divina que hay en el mundo, es vivir cada segundo como nunca más…

Mención aparte merece el disco grabado en el año 1970 en “La Fusa”, un café-concierto ubicado en Buenos Aires,  acompañado por la cantante María Creuza y por el gran guitarrista y compositor Toquinho, y que resultó, sin duda, uno de los momentos más importantes de su carrera.

El disco, a sugerencia de Vinicius, se grabó en un estudio para evitar las distorsiones producidas por las grabaciones en vivo, y posteriormente le incorporaron el ambiente y el calor del público que asistía a sus conciertos en “La Fusa”. Fueron dos sesiones nocturnas, que empezaban con la medianoche y finalizaban a las ocho de la mañana, rodeado de botellas de whisky y de mujeres, y que dieron como resultado una obra maestra imprescindible para cualquier aficionado a la música.

Para finalizar, quiero resaltar unas palabras que Alfredo Radoszynski (productor musical que siempre ha afirmado que la grabación de este disco ha sido la satisfacción más grande que ha tenido en toda su carrera) le dedicó al gran Vinicius de Morais: No puedo hablarte en pasado. Me cuesta mucho y, además, me niego a aceptarlo. Tú estás entre todos nosotros siempre. Entre los que amamos la buena música y la gran poesía.

Mi última recomendación es que se pongan cómodos, pongan una luz tenue y, con buena compañía y un vaso de whisky condoscubitos, escuchen el disco sin interrupciones. Como aperitivo, queridos lectores, les dejo esta muestra.

Anuncios

13 comentarios en “Vinicius de Moraes en “La Fusa”

  1. Cualquier tiempo pasado fue mejor, y en el caso de la música no iba a ser menos. Para muestra, un botón…

    Y es que el ‘Ai se eu te pego’ es a la canción brasileña lo que el reggaeton a la guaracha… Sobran más comentarios.

    Prometo empaparme de estas canciones recomendadas, patrimonio musical a buen seguro, con un par de buenos cubalibres y #nosinmivasodetubo.

    Un abrazo!

  2. Como gran aficionado a la música brasileña, no puedo decir otra cosa que me encantan los dos discos de Vinicius grabados en la fusa (el otro con Maria Bethania, hermana de Caetano Veloso).

    Como dice Rafa: “a tonga da mironga do kabulete”.

    Aunque tengo que deciros que yo siento especial predilección por Baden Powell.

    Saludos,

  3. Conocí el disco en La Fusa hace ya unos años y fue en tu casa, me lo pusiste tú. No sé si lo recuerdas. Me encantó. Es un disco indispensable. No soy muy aficionado a la música brasileña. No por nada, simplemente porque tengo demasiados frentes abiertos.
    Pero Vinicius, es mucho Vinicius… Gracias, Alejandro!!!

    Como anécdota, te diré que bastante años después, conocí a Enrique “Zurdo” Roizner, el batería que grabó el disco de La Fusa. Un gran músico, un gran tío y, por casualidad, el suegro de un amigo mío (hoy ex-suegro).

    Hala, a seguir bien!

    • Sí, señor, confieso que no me acordaba de ese detallito, pero me has refrescado la memoria, y considero un honor haberte “descubierto” un discazo como éste.

      Un día tenías que contarnos a cuantos grandes músicos has conocido!!!

  4. Magnífica grabación. Siempre estuvo entre mis referentes musicales.
    Aprovecho para recomendar a Caetano Veloso, baluarte del tropicalismo y excelente cantante.

    saludos

  5. Hombre, comparar al Teló con Vinicius creo que no es justo para ninguno de los dos, es que no tiene sentido.
    La de Vinicius es una música que perdurará siempre, es inmortal y ocupará un lugar entre los grandes autores de siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s